Campaña contra caída de Mástiles

Comienza una nueva temporada y muchos de nosotros volvemos a llevar nuestros barcos a la playa.

Como cada año nos preocupamos de tener a punto muchas piezas de nuestro barco, sobre todo nos fijamos en las más visibles y muchas de ellas son simplemente estéticas. Sin embargo dejamos pasar la revisión de algo esencial como es la jarcia fija, es decir, los vientos de proa, obenques y stay, que año tras año trabajan sin parar con una gran responsabilidad: mantener el mástil arriba.

La verdad es que la vida útil de estos cables son un misterio hay algunos que con 20 años siguen funcionando y otro que en tan sólo 5 se rompen.

Lo que si está definido es el lugar de la rotura. Generalmente donde empieza el nicoprés (casquillo de cobre o aluminio) que va prensado sobre el cable o el terminal de acero en su caso.

Síntomas de rotura inminente son una grieta en el guardacabo o un pelo del cable roto, en estos casos recomiendo cambiar la jarcia de inmediato.

Otra regla que habría que seguir es que si llegase a romperse un cable es señal de que hay que ¡¡sustituirlos todos!!

La triste realidad es que casi todo el mundo espera a que se le caiga el mástil navegando, y el susto es grande, además del riesgo que supone tanto para la tripulación como para el resto del barco.

Hay que prevenir, además navegaremos más tranquilos sabiendo que nuestro mástil está sólidamente pertrechado.

¡A disfrutar!